Ir al contenido

Alcalde de Lima Miguel Romero reconoce a promotores de la campaña solidaria Respira Perú

  • Burgomaestre concedió la Medalla de Lima al monseñor Miguel Cabrejos, Ricardo Márquez y Raúl Diez Canseco

El alcalde de Lima, Miguel Romero Sotelo, brindó un reconocimiento a la Conferencia Episcopal Peruana, la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), y a la Universidad San Ignacio de Loyola (USIL), por su valioso aporte en la lucha contra la pandemia de la COVID-19, a través de la campaña solidaria Respira Perú.

En un acto protocolar desarrollado en el Salón de los Espejos del Palacio Municipal, el burgomaestre de la ciudad concedió la Medalla de Lima a Ricardo Márquez, expresidente de la SNI; a Raúl Diez Canseco, como presidente del grupo educativo USIL; y al monseñor Miguel Cabrejos, quien fue representado por el secretario general adjunto de la Conferencia Episcopal, monseñor Guillermo Inca Pereda.

Durante su discurso, el alcalde Romero destacó el trabajo realizado por el sector privado y la iglesia a través de Respira Perú y, al mismo tiempo, resaltó la respuesta de los peruanos para ayudar a quienes lo necesitaban. “La vida triunfó sobre la muerte por la hermandad de los peruanos. Todo el Perú se puso de pie para construir peruanidad, y ese mensaje nunca lo vamos a olvidar”, apuntó.

En otro momento, manifestó que es importante planificar, prevenir, y transformar el territorio para que cuando se produzca otra situación similar, el país tenga la institucionalidad necesaria que le dé soporte al Estado.

Por su parte, el expresidente de la SNI, Ricardo Márquez, consideró necesario tomar lecciones de lo que ocurrió durante el tiempo más crítico de la pandemia de la COVID-19, y puso énfasis en la prevención para enfrentar situaciones de crisis sanitaria. “Esos momentos que hemos pasado fueron muy difíciles y nadie se preocupó por la prevención de la salud de los peruanos. Está cediendo la COVID-19 pero vendrán otras enfermedades”, refirió.

A su turno, Raúl Diez Canseco de la USIL, resaltó el sentimiento de solidaridad entre los peruanos que permitió recaudar equipos médicos y dinero para poder implementar plantas de oxígeno y centros de atención para atender a las personas contagiadas con la COVID-19.

Finalmente, el monseñor Inca Pereda, sostuvo que Respira Perú debe considerarse como un símbolo de lo que puede hacer un peruano por otro peruano. “Creo que puede considerarse como una señal de que sí podemos trabajar juntos y vencer lo que parece invencible”, señaló.

Respira Perú se creó en julio de 2020 como una iniciativa solidaria de la iglesia, la empresa privada y la academia, a fin de ayudar a combatir la pandemia de la COVID-19, ante el problema que se suscitó en distintas regiones del país por la falta de oxígeno medicinal.

A través de esta campaña se entregaron 24 plantas a nivel nacional, destinadas a hospitales de 13 regiones del país: Lima, Callao, Arequipa, Piura, Lambayeque, Áncash, Ucayali, Tacna, Huánuco, Ica, La Libertad, Apurímac y San Martín.

También se creó e implementó Centros de Atención Temporal de Oxigenación de Arequipa, Ate, Cieneguilla, Moquegua, Rímac, San Juan de Miraflores y Tacna, para pacientes en la primera etapa de la enfermedad.