Ir al contenido

Alcalde Romero prioriza programa Manos a la Olla que llega a la población más vulnerable

El programa municipal Manos a la Olla, que busca priorizar la entrega de alimentos a las poblaciones más vulnerables de la capital y que a la fecha ya cuenta con 2,110 de estas organizaciones, es una de las prioridades del alcalde de Lima, Miguel Romero Sotelo, quien sostuvo una reunión con burgomaestres y representantes de 11 distritos para establecer el compromiso que permitirá la georreferenciación de más ollas comunes. 

“La corporación quiere trabajar de la mano con todos los municipios contra el flagelo del hambre en este contexto nacional y mundial lleno de dificultades. Para ello queremos generar un sistema eficiente que nos permita llegar a los más débiles, como a nuestros niños y adultos mayores. Todos tenemos que cooperar desde nuestros diferentes roles”, resaltó.

Por su parte, Federico Vega Alvear, presidente de la Fundación Lima, explicó que se espera también el apoyo de la empresa privada: “Además de la pandemia por el COVID-19, estamos ante consecuencias de un conflicto internacional, que ha generado escasez de fertilizantes y, en consecuencia, deficiencias en la producción de alimentos básicos. Lo que esperamos con la colaboración de todos los entes es sostener el sistema de ollas comunes y atenuar el impacto de esta situación en la población más vulnerable”.

A la fecha, gracias a la información recopilada y sistematizada en el mapa de georreferenciación de Manos a la Olla, se ha atendido a más de 180,000 vecinos de Lima Metropolitana. Además de la gestión de alimentos para estos ciudadanos, la iniciativa incluye un programa formativo, de orientación, acompañamiento y capacitación, que ha permitido llegar a más de 2,700 líderes vecinales.

En la reunión de trabajo estuvieron presentes el alcalde de San Juan de Miraflores, Daniel Castro Segura; de Puente Piedra, Rennán Espinoza y los representantes de San Juan de Lurigancho, Ate, Villa María del Triunfo, Pachacámac, Comas, Santa Rosa, Independencia y Carabayllo, distritos que albergan la mayor cantidad de ollas comunes.

Finalmente, la teniente alcaldesa Jheydi Quiroz, afirmó que con estos espacios de diálogo, la Municipalidad de Lima continuará impulsando el desarrollo social, económico y cultural de la capital, lo cual permitirá su transformación en una Lima más humanizada.