Ir al contenido

Serenazgo atrapa a los “Vagos de Andahuaylas”, tres menores dedicados al arrebato

Serenazgo atrapa a los “Vagos de Andahuaylas”, tres menores dedicados al arrebato

Tres adolescentes que se escudaban en su condición de menores edad para robar a la carrera carteras y celulares en las inmediaciones del Mercado Central y Mesa Redonda sin que se les pueda derivar a un centro penitenciario, fueron intervenidos anoche por efectivos del Serenazgo de Lima luego de asaltar a una señora.

 AmenoresArrebatadores

Tres adolescentes que se escudaban en su condición de menores edad para robar a la carrera carteras y celulares en las inmediaciones del Mercado Central y Mesa Redonda sin que se les pueda derivar a un centro penitenciario, fueron intervenidos anoche por efectivos del Serenazgo de Lima luego de asaltar a una señora.

Agresivos y desafiantes con sus serenos captores, los sujetos, conocidos en los Barrios Altos como “los vagos de Andahuaylas”, arrebataron su cartera a una señora de aproximadamente 50 años de edad cuando transitaba en horas de la noche por la cuadra 7 del Jr. Andahuaylas después de descender de un taxi.

Los violentos mozalbetes de iniciales M.E.G. (14), L.B.C. (13) y R.B.A. (17), amparados en que son menores de edad y que no cometen delitos sino “faltas”, se habían convertido en el terror de los transeúntes y pasajeros de buses y combis que transitan por la zona  a partir de las 10 de la noche.

A la última víctima de sus fechorías le jalaron su cartera donde portaba 600 soles para hacer unas compras familiares en Mesa Redonda.

Lo que ignoraba la cínica gavilla de delincuentes era que su más reciente ilícito fue advertido por una de las cámaras de vigilancia de la Municipalidad de Lima que dio aviso a dos unidades del Serenazgo de Lima para que los detuvieran con lo robado aún en su poder. Minutos después fueron enviados a la Comisaría de Cotabambas.

La agraviada resaltó la eficacia y rapidez del Serenazgo que capturó a los “vagos de Andahuaylas” a los pocos minutos y recupero sus pertenencias. Los menores fueron puestos a disposición del Juzgado de Familia.