Ir al contenido

MML clausura fábrica clandestina de pastas e insumos para cocina oriental

MML clausura fábrica clandestina de pastas e insumos para cocina oriental

Una fábrica clandestina de pastas, principalmente de fideos a vapor y mezcla de harina fresca para wantán, fue clausurada por la Municipalidad de Lima en la cuadra 29 de la Av. 28 de Julio, Urb. Manzanilla en el Cercado de Lima, tras detectarse que los productos se elaboraban en pésimas condiciones sanitarias.

 Atallarin1

Una fábrica clandestina de pastas, principalmente de fideos a vapor y mezcla de harina fresca para wantán, fue clausurada por la Municipalidad de Lima en la cuadra 29 de la Av. 28 de Julio, Urb. Manzanilla en el Cercado de Lima, tras detectarse que los productos se elaboraban en pésimas condiciones sanitarias.

Excremento de roedores, alimentos desechados mezclados con la masa virgen, así como conexiones eléctricas deficientes y un área de baño convertido en almacén, fue parte del deplorable panorama que reinaba en la fábrica ubicada en la primera planta de una vivienda, sito en el numeral 2929 de la mencionada avenida. 

Seis empleados que laboraban sin mandiles, guantes ni gorros, trabajaban en un local que carecía de licencias de funcionamiento y Defensa Civil. En su interior, los fideos eran empaquetados con etiquetas compradas a granel de la marca Cantón. Sobre estas piezas de papel los empleados asignaban al azar supuestas fechas de caducidad usando un sello corriente.

Atallarin2

En la tugurizada área que servía lo mismo de cocina como de almacén de sacos de harina, también se encontró, empotrado contra una pared, un inmenso caldero industrial. “Para funcionar adecuadamente esta máquina requiere de mayor espacio de ventilación, hecho que al no cumplirse convierte a este establecimiento en una bomba de tiempo”.

Así lo denuncio John Ortiz, subgerente de Fiscalización y Control de la comuna limeña, quien reveló que el establecimiento pertenecía a la razón social Comercial Zósimo E.I.R.L, firma que a su vez administraba una tienda de insumos para restaurantes de comida oriental en un local contiguo al taller de pastas (2931 de la Av. 28 de Julio).

Al respecto, fiscalizadores y biólogos de la subgerencia municipal de Vigilancia Sanitaria ingresaron a la tienda hallando que en ella se ofrecían de primera mano las diversas pastas producidas clandestinamente en la fábrica del costado. Pero además, encontraron otros productos sin registro sanitario como paquetes de camarones deshidratados y tamarindo. 

Amabas instalaciones fueron clausuradas por faltas de higiene, alterar contra la salud de las personas y tener una infraestructura deficiente. Su administrador deberá pagar 3 UIT, es decir, 12,150 soles. Todo el alimento en mal estado o de proveniencia desconocida fue decomisado por el municipio.

Atallarin3