Ir al contenido

Municipalidad de Lima clausura dos conocidos chifas del Barrio Chino por insalubres

Tres chifas, dos de ellos entre los más prestigiosos de la popular calle Capón en el centro de la capital, fueron clausurados por la Municipalidad Lima al detectarse en las áreas donde se preparaban los alimentos indicios de la presencia de roedores, desagües abiertos en plena cocina y basura manipulada cerca de los comestibles.

 BarrioChino1

Tres chifas, dos de ellos entre los más prestigiosos de la popular calle Capón en el centro de la capital, fueron clausurados por la Municipalidad Lima al detectarse en las áreas donde se preparaban los alimentos indicios de la presencia de roedores, desagües abiertos en plena cocina y basura manipulada cerca de los comestibles.

En un nuevo operativo para verificar el entorno sanitario de cocinas y áreas de almacenamiento, el municipio limeño, a través de la Gerencia de Fiscalización y Control y la subgerencia de Vigilancia Sanitaria, visitó el chifa “Salón China”, Jr. Ucayali, 727, encontrando que tras la aparente elegancia que ostenta el establecimiento se escondía la suciedad y la indolencia.

“La lógica haría pensar que en un bufet donde se paga 50 o 60 soles por persona, donde todo se ve elegante, con escalera eléctrica, servicio de primer nivel y la comida se ve limpia; pero cuando supervisas la cocina, encuentras conexiones de desagüe abiertas, tachos de basura al lado de la comida y utensilios en algunos casos oxidados que se siguen usando”.

Así lo comentó el Gerente de Fiscalización y Control, Cristian Rosenthal, quien destacó que es una práctica muy difundida entre los restaurantes colocar redes internas de desagüe a ras de piso de las cocinas a fin de ahorrar tiempo cuando se baldean los suelos. “Si tienes un desagüe abierto o mal tapado, lo más probable es que broten las cucarachas”, lamentó. 

BarrioChino2

La misma costumbre se practicaba en la cocina ubicada en un sótano del chifa “Chiu Fa”, Jr. Ucayali, 781 y del restaurante de dos pisos “Salón Capón”, situado en Jr. Paruro, 811. En ambos locales también existía hacinamiento por falta de ventilación, sin embargo, lo que más llamó la atención de los fiscalizadores fue que en la cocina del último se encontraron heces de roedores.

Por estas razones, y hasta que los administradores levanten las observaciones hechas por los biólogos de la Subgerencia de Vigilancia Sanitaria del municipio, el municipio de Lima cerró los locales e impuso a sus administradores multas de hasta 2 UIT, equivalentes a 8,100 Soles.

Los operativos inopinados continuarán para salvaguardar la salud de los comensales. El viernes pasado idéntico operativo se realizó en ocho locales ubicados tanto en el Barrio Chino como en las inmediaciones del Mercado Central, la mitad de los cuales fueron clausurados por motivos similares.