Ir al contenido

MML lidera intervención a talleres clandestinos de pirotécnicos detonantes

La Municipalidad de Lima, a través de la Gerencia de Fiscalización y Control, permitió la incautación de más de 40 kilos de pólvora, entre otros peligrosos insumos químicos que iban a ser usados para elaborar artículos pirotécnicos detonantes de diverso tamaño y potencia, para luego ser distribuidos en los mercados ilegales de la capital.

 IncautaciónPirotécnicos1

La Municipalidad de Lima, a través de la Gerencia de Fiscalización y Control, permitió la incautación de más de 40 kilos de pólvora, entre otros peligrosos insumos químicos que iban a ser usados para elaborar artículos pirotécnicos detonantes de diverso tamaño y potencia, para luego ser distribuidos en los mercados ilegales de la capital.

En su condición de presidente de la Comisión Multisectorial Permanente de Control de Productos Pirotécnicos de Lima Metropolitana, el municipio lideró un operativo en que se intervino los talleres El Halcón, Pistolita y Relámpago Azul donde aparentemente sólo se fabricaban fuegos artificiales; todos en el kilómetro 28 de la Carretera Panamericana en Puente Piedra.

El subgerente de Fiscalización del municipio capitalino, Marco Cerni, refirió que se trata de locales que a lo largo del año se dedican a hacer “toro locos” o castillos para fiestas patronales pero que a fin de año optan por producir y comercializar productos no regulados como cohetones, ratas blancas, avellanas o chapanas.

“Este personal no está autorizado a manipular este material y los locales no cuentan con una licencia de funcionamiento que los faculte a esto. Aunque la ley no prohíbe la existencia de los talleres artesanales para la confección de eventos pirotécnicos sino que los regula, estos locales no podrían estar dentro de la ciudad y menos dentro de una vivienda”, refirió.

IncautaciónPirotécnicos2

En efecto, al menos dos de los locales intervenidos también eran las viviendas de los fabricantes y sus familias. Tal fue el caso del taller denominado Relámpago Azul, donde se encontró cajas y baldes de pólvora, incluso guardadas debajo de una cama. Sospechosamente, todos los locales de la zona fueron abandonados por sus propietarios momentos previos a la operación.

A su turno, el Coronel Jorge Angulo Tejada, jefe del Escuadrón Verde de la Policía que participó con 120 efectivos, identificó como muy nocivos y peligrosos los insumos químicos hallados en las viviendas. Sulfato, azufre, amoniaco, yeso, además de varios metros de mecha y caña, fueron encontrados en los talleres abandonados.

El material incautado fue llevado para su desaparición por miembros de la Unidad de Desactivación de Explosivos de la Policía Nacional (UDEX). En el operativo también participó la Superintendencia Nacional de Control de Servicios de Seguridad, Armas, Municiones y Explosivos de Uso Civil (SUCAMEC).

Personal de Fiscalización del municipio de Puente Piedra clausuró los tres talleres intervenidos.