Ir al contenido

Se clausuran establecimientos de tatuajes y piercings por disposición municipal

Ocho establecimientos orientados a la colocación de tatuajes y piercings fueron clausurados por disposición de la Municipalidad de Lima, que a través de la Gerencia de Fiscalización y Control realizó un operativo en el Centro Histórico con el fin de verificar las condiciones de salubridad en las que se realizaba este trabajo.

FisTatUno

Ocho establecimientos orientados a la colocación de tatuajes y piercings fueron clausurados por disposición de la Municipalidad de Lima, que a través de la Gerencia de Fiscalización y Control realizó un operativo en el Centro Histórico con el fin de verificar las condiciones de salubridad en las que se realizaba este trabajo.

A través del «Operativo Garabato 1», que contó con la participación de personal de la Gerencia de Salud de la comuna capitalina, los funcionarios municipales intervinieron la Galería Casa Redher, en la cuadra 4 del Jirón de la Unión, corroborando que los establecimientos funcionaban en ambientes inadecuados, con malas condiciones sanitarias y sin cumplir con los estándares exigidos para negocios de esta naturaleza.

«Se ha podido verificar el incumplimiento de todas las medidas sanitarias y de salubridad con la que se ha venido trabajando. En estos locales no se cuenta con puntos de distribución de agua, tampoco esterilizadores ni procedimientos para cuidar o garantizar la salud de las personas», relató Marco Cerni, funcionario a cargo del operativo.

FisTatDos

Cerni, subgerente de Investigación y Difusión de la Gerencia de Fiscalización y Control, indicó que se encontraron agujas reutilizadas y almacenadas en envases de plástico, algodones y desechos en sitios inadecuados, e incluso hasta estupefacientes en posesión de algunos de los dependientes de estos locales.

Indicó que el operativo también ha permitido verificar que los encargados de realizar tatuajes y piercings a los clientes eran personas que no contaban con instrumental adecuado, con formación empírica que ni siquiera tenía a la mano elementos de primeros auxilios no obstante lo delicado de su labor.

«Estas personas no cuentan con certificaciones de primeros auxilios o cirugía menor y eso pone en riesgo a las personas que desean contratar estos servicios. Hay un riesgo de transmisión de enfermedades o infecciones por la manera en que se viene trabajando en estos locales y ante ello se tiene que intervenir», declaró.

Según el funcionario, lo óptimo es que estos servicios de tatuajes o similares sean brindados en locales con áreas diferenciadas para atención al público, red de agua potable, instrumental esterilizado, paredes impermeables, botiquín de primeros auxilios, además de protocolos y procedimientos para manipular sus equipos.

Los ocho locales intervenidos fueron clausurados por 30 días hasta que subsanen las observaciones detectadas, como la carencia a puntos de agua o desagüe, y además se dispuso el cierre de la Galería Casa Redher, pues este ambiente operaba como local comercial sin contar con certificados de Defensa Civil.