Ir al contenido

Municipalidad de Lima paraliza construcción de carceletas en la sede del Ministerio Público

La Municipalidad de Lima, a través de la Gerencia de Fiscalización y Control, paralizó la construcción de un grupo carceletas que se venía efectuando en los sótanos de la sede del Ministerio Público, por orden del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), sin contar con autorización de ningún tipo.

carceleta2

La Municipalidad de Lima, a través de la Gerencia de Fiscalización y Control, paralizó la construcción de un grupo carceletas que se venía efectuando en los sótanos de la sede del Ministerio Público, por orden del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), sin contar con autorización de ningún tipo.

La medida solo ratificó una disposición similar adoptada el 4 de junio pasado, a través de la Resolución Gerencial N° 522-2015-MML-GFC, a través de la cual se da cuenta de un operativo de la Subgerencia de Operaciones de Fiscalización que encontró que los referidos trabajos no contaban con licencia de demolición y de edificación.

Además, se constató el plano con el detalle de las demoliciones que se tenían que hacer y se encontró material de construcción en la obra, como unidades de albañilería y elementos para pintar acabados y efectuar el revestimiento cerámico de pisos.

En esa fecha, el personal municipal encontró que ya se había avanzado con los trabajos en un 50 por ciento, en la parte correspondiente a la zona que colinda con el jirón Miró Quesada. El operativo fue supervisado por el Fiscal Adjunto Provincial Rafael Sánchez Díaz.

carceleta1

La paralización de la obra ordenada en junio fue desacatada por la empresa contratada por el INPE, que los reinició hace unos días, razón por la cual los fiscalizadores de la Municipalidad de Lima se apersonaron a la sede del Ministerio Público para hacer cumplir las disposiciones ediles.

Marco Cerni, subgerente de Investigación y Difusión de la Gerencia de Fiscalización y Control, anunció que esta vez se iniciará una acción penal contra quienes resulten responsables por estos trabajos puesto que se incurrió en desacato a una orden municipal y se infringió las normas de protección del Centro Histórico de Lima.

«Verificamos que los obreros estaban trabajando y que la obra se ha extendido en en 100 metros cuadrados más en comparación a la primera inspección realizada en junio. Esta área estaba destinada a oficinas administrativas pero el INPE, de manera inconsulta, ha ordenado edificar unas carceletas. Y eso es inviable», declaró.

Cabe señalar que el pedido de intervención de la Municipalidad de Lima en esta construcción fue del Ministerio Público, que a través de su Procuraduría Pública, ha venido alertando de lo ocurrido y citaba que estos trabajos tenían lugar en un área que fue entregada al INPE por la Superintendencia de Bienes Estatales (SBE).