Ir al contenido

Se protegen puentes Lurín, Huaycoloro y Quebrada Seca

Para evitar posibles daños estructurales y eventuales desbordes por la anunciada presencia del Fenómeno El Niño, la Municipalidad de Lima inició hoy la limpieza y retiro de piedras y residuos sólidos que yacen en el río Lurín, con el fin de proteger las estructuras del puente que lleva el mismo nombre y garantizar la seguridad de los conductores y pobladores de la zona.

ProPuenUno

Para evitar posibles daños estructurales y eventuales desbordes por la anunciada presencia del Fenómeno El Niño, la Municipalidad de Lima inició hoy la limpieza y retiro de piedras y residuos sólidos que yacen en el río Lurín, con el fin de proteger las estructuras del puente que lleva el mismo nombre y garantizar la seguridad de los conductores y pobladores de la zona.

Los trabajos de descolmatación y encauzamiento también se realizarán en los ríos Huaycoloro y Quebrada Seca (San Bartolo) están a cargo de la Empresa Municipal Administradora de Peaje (Emape) que cuenta maquinaria, vehículos, equipos y asistencia técnica cedidos por el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento, en virtud al convenio de cooperación institucional que suscribieron ambas entidades, la semana pasada.

Las labores en el distrito de Lurín comprenden el retiro de rocas y piedras en la zona ribereña en un tramo de un kilómetro, para luego proceder al encauzamiento de ese río y de esta manera evitar desastres como desbordes que causan prejuicios a los pobladores de las comunidades aledañas. De acuerdo al cronograma, las tareas se efectuarán durante 33 días.

ProPuenDos

Luis Torres, gerente de Puentes de la ML, informó que la limpieza y encauzamiento también se ejecutará cerca a los puentes vehiculares que están sobre los ríos Huaycoloro en San Juan de Lurigancho—Chosica y Quebrada Seca en San Bartolo, a partir del 30 de julio.

El funcionario edil consideró importante limpiar el cauce de los mencionados ríos en los meses de estiaje (época de sequía o menor caudal), entre mayo y noviembre, debido a que entre los meses de enero, febrero y marzo resulta casi imposible efectuar un trabajo preventivo por la temporada de lluvias que incrementan el caudal de los ríos.

Resaltó que con esta tarea de prevención no solo se beneficia el paso de cientos de miles de peatones y conductores que circulan diariamente por dichos lugares sino que se protege sus vidas, así como la de los pobladores que viven en los márgenes.

Paralelamente a esta labor, el municipio limeño lleva a delante un plan de acción en coordinación con los concejos distritales, el Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú, la Policía Nacional y otras entidades, para reforzar acciones preventivas conjuntas en zonas vulnerables en otros tramos de los ríos Rímac, Chillón y Lurín.

Cabe resaltar que ni bien asumió la gestión municipal, el alcalde Luis Castañeda Lossio dispuso la restitución de la Gerencia de Puentes –desactivada por la administración anterior- para atender esta y otras situaciones.