Ir al contenido

Se plantan nuevos árboles en Plaza Bolívar, cerca al Congreso

La Municipalidad de Lima plantó hoy siete nuevos árboles que reemplazan a los ficus que fueron retirados del perímetro de la Plaza Bolívar -cerca al Congreso de la República-, debido a que constituían un riesgo para la integridad de peatones y conductores que transitan por esa zona de la capital.

ArNuPlaBoUno

La Municipalidad de Lima plantó hoy siete nuevos árboles que reemplazan a los ficus que fueron retirados del perímetro de la Plaza Bolívar -cerca al Congreso de la República-, debido a que constituían un riesgo para la integridad de peatones y conductores que transitan por esa zona de la capital.

Desde muy temprano, una cuadrilla de obreros, dirigidos por especialistas forestales de la comuna limeña, procedió a retirar los restos de las cortezas de los árboles que presentaban sus raíces podridas y hongos, y que permanecían aún en el suelo.

Luego, el personal limpió las jardineras, cambió la tierra contaminada y efectuó el trabajo de desinfección con un fungicida de amplio espectro. Seguidamente, rellenó cada jardinera con tierra abonada y después sembró los siete árboles de la especie meijo.

ArNuPlaBoDos

El subgerente de Servicios a la Ciudad y Gestión Ambiental del municipio metropolitano, Jorge Paurinotto, precisó que previo al retiro de los árboles –que tenían una antigüedad de más de 70 años- se realizó un estudio fitosanitario que determinó la poda y tala de los ficus.

Anotó que la Ordenanza municipal N° 1852-2014, en su artículo 25°, autoriza la tala «solo si existe evidencia de riesgo para la integridad física de bienes o personas, por riesgo muy alto de caída de la especie arbórea».

El funcionario indicó que los nuevos árboles son frondosos, tendrán una altura mayor a los 18 metros altura y no son invasivos como los ficus.

Como se recuerda, la Dirección General de Administración del Parlamento Nacional solicitó la intervención del municipio limeño, luego que en noviembre del año pasado, una pesada rama de uno de los árboles cayera sobre parte de la reja que cerca el perímetro de la Plaza Bolívar, lo que constituía un «peligro inminente» para los transeúntes.