Ir al contenido

Agreden a inspectores municipales durante operativo contra imprentas ilegales

Seis inspectores de la Gerencia de Fiscalización de la Municipalidad de Lima fueron agredidos este mediodía por trabajadores de imprentas cuando realizaban acciones de control contra estos comercios que operan ilegalmente en el Cercado de Lima.

Seis inspectores de la Gerencia de Fiscalización de la Municipalidad de Lima fueron agredidos este mediodía por trabajadores de imprentas cuando realizaban acciones de control contra estos comercios que operan ilegalmente en el Cercado de Lima.

El hecho ocurrió en la cuadra 4 del jirón Chancay, hasta donde llegó personal de la comuna para notificar al propietario del local signado con el número 446 que debía cerrar el negocio debido a que no cuenta con el Certificado de Defensa Civil e infringe las normas municipales.

Ello originó una iracunda respuesta por parte de una turba de trabajadores que se dedican a la industria gráfica que no contenta con romper el acta de notificación, arremetió contra los fiscalizadores y le propinaron una golpiza, sin importar que contaban con el respaldo de la fuerza pública.

Dos de los inspectores presentan lesiones de gravedad tras ser atacados con piedras y otros objetos contundentes por aproximadamente 50 personas. Uno de los agentes, Ronald Rimarachín, registra heridas en las manos y en el maxilar inferior.

John Morán Otero, otro de los fiscalizadores atacado no pudo mantenerse de pie y tuvo que ser retirado en silla de ruedas debido a las graves heridas y hematomas producto de los fuertes golpes con piedras que recibió en una de sus piernas. Los otros cuatro trabajadores municipales afectados también presentan lesiones leves, por lo que su condición, afortunadamente no reviste peligro.

El municipio de Lima condenó la agresión e identificó plenamente a los autores de estos actos de violencia, quienes serán denunciados ante las autoridades correspondientes.

Al amparo de la Ordenanza N° 857 y el Decreto de Alcaldía 040-2009, la Municipalidad de Lima viene interviniendo las diversas imprentas que operan en el Centro Histórico, pese a que está prohibido este tipo de comercio.