¿SE DEBE CONTINUAR CON LA LACTANCIA EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS?

La leche materna es un excelente transmisor de anticuerpos que protegen a los bebés frente a las infecciones respiratorias. Hoy que vivimos una emergencia sanitaria, los especialistas del Departamento de Promoción de la Salud de la Municipalidad de Lima recomiendan a las madres no interrumpir la lactancia, siempre y cuando cumplan a cabalidad todas las medidas de higiene.

Las madres sanas deben continuar amamantando a sus bebés de forma exclusiva durante los primeros seis meses y extender la lactancia hasta los dos años. Para llevar a cabo esta tarea será primordial contar con una adecuada ventilación y la desinfección constante de las superficies de uso cotidiano, así como el correcto lavado de manos antes y después de tener contacto con el bebé.

Si la madre presenta síntomas de infección por coronavirus, pero se encuentra estable y en condiciones de continuar con la lactancia, será indispensable el uso de mascarilla siempre que esté cerca del bebé y cumplir con las medidas de higiene antes mencionadas. Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), la leche materna no transmite la enfermedad.

En el caso de que la madre se sienta muy enferma o requiera ingreso hospitalario, es recomendable que se extraiga la leche extremando las medidas higiénicas necesarias. Asimismo, deberá recurrir a un cuidador sano para la atención de su bebé y la administración de la leche con cucharitas o biberones.

La relactancia es otra alternativa de protección valiosa para los bebés que han dejado de lactar; las madres, si así lo desean, pueden recurrir a este método, que consiste en generar nuevamente leche materna estimulando las mamas a través de la succión. Es recomendable buscar asesoría con profesionales o especialistas en lactancia materna.

Finalmente, si la madre no tiene las fuerzas suficientes para continuar, o si los profesionales que la tratan consideran que es una situación de riesgo para el bebé, interrumpir la lactancia materna también es una opción, pues el objetivo principal es la protección tanto de la madre como del bebé.